Páginas

miércoles, 27 de junio de 2012

Tricotín

En las entradas sobre los muñecos os he mencionado el tricotin. En ésta y sucesivas os iré comentando varias cosas sobre este curioso instrumento, que yo conocí por casualidad y del que me he hecho fan.

Tricotin, Spool knitter, Doll knitter, Caterinette, Cord knitter, French knitter, Knitting nancy, Cordonera francesa... son nombres distintos para referirnos al mismo objeto. 
Hay quien piensa que es una evolución del Lucet, un utensilio para hacer cordones de origen vikingo. Otras opiniones le sitúan en Francia en época medieval. En Europa era ya un instrumento común en el siglo XVI, y estaba realizado en materiales como la madera, el hueso, el cuerno, el marfil, el carey y el nácar.


            Lucet (imagen tomada de Wikipedia)

Originalmente, el tricotín no es más que un cilindro de material diverso, con un hueco en el centro y varias puntas clavadas a intervalos regulares en su parte superior, con el que se pueden hacer cordones ayudándonos de un pequeño gancho. El numero de puntas original es de cuatro, pero existen tricotines de solo tres y otros con mayor número de puntas. Si éstas son muchas y el diámetro del tricotín es grande deberíamos estar ya hablando de telares redondos. Según el número de puntas, saldrá un cordón o un tejido tubular. Aunque el cordón en sí no parece ser gran cosa, podemos utilizarlo de base para confeccionar cositas muy interesantes, desde bisutería, juguetes, aplicaciones y adornos para prendas....

Casi siempre se ha considerado una especie de "juego de niños", y muchas generaciones han dado sus primeros pasos en el tricot con este aparatito. En los colegios se enseñaba su uso a las niñas en las clases de hogar.



En la página de Proyecto Guttemberg podéis descargaros el libro de 1909 de Mary McCormack. Muy interesante desde el punto de vista histórico.

Un carrete de hilo de los antiguos de madera con cuatro puntas de hierro clavadas en su parte superior y un ganchillo o palillos de madera es ya un magnífico tricotín. Pero como otras cosas, es también un objeto apropiado para ser decorado de muchas y diversas maneras. Y, claro, también para ser comercializado con muchos modelos y tamaños, llegando en la actualidad a venderse tricotines manuales clásicos de madera o más modernos de plástico junto con otros semiautomáticos y mecánicos.


                          Tricotines antiguos con carretes de hilo


En este sitio puedes encontrar cientos de tricotines de todas las épocas, modelos y tamaños, junto con interesantes comentarios sobre su historia. Está en inglés, pero merece la pena. Algunas de las imágenes que ilustran ésta entrada están tomadas de ahí.

Las siguientes imágenes muestran distintos tipos de tricotines, desde los más antiguos, hasta otros más modernos de plástico, a manivela (de DMC) y el no va más mecánico (de ADDI)








En próximas entradas os hablaré de cómo se utiliza el tricotín, de lo que se puede hacer con él y de cómo fabricarse un tricotín casero sin gastar mucho dinero.
Hasta pronto.

*** Ninguna de las imágenes de esta entrada es mía. Han sido obtenidas en la Web. Espero no vulnerar los derechos de sus autores. Si es así, por favor hagan un comentario y las retiraré inmediatamente. Gracias***

domingo, 17 de junio de 2012

Camiseta del pirata tuerto

Hola de nuevo. Os enseño otra camiseta más que hice a la vez que la de las ranitas que os mostré en una entrada anterior. Ambas fueron para el mismo niño, que entonces tenía unos tres añitos.
El dibujito del pirata está tomado de la web, pero como siempre le dí mi puntito añadiéndole un poco de gracia en la carita y rodeándola de un marco como si fuese una foto antigua. 
La técnica es la misma que os he descrito anteriormente. Sólo comentaros que como en éste caso la base de la camiseta es oscura, al aplicar la pintura, si os gustan los colores más compactos, puede ser necesario dar una segunda mano de color, pero esperando que la primera haya secado completamente.





Gracias por visitarme. Nos vemos.

martes, 5 de junio de 2012

Camiseta pintada: Abejas

Esta camiseta que os enseño ahora está pintada con la misma técnica que expliqué en la entrada anterior. En este caso. las fotos muestran un poco mejor el proceso del trabajo.



El dibujo de las abejitas está sacado de una servilleta de papel de las que venden para decoupage. Como en la ocasión anterior, le di mi toque personal.

Fui aplicando el color por zonas, dejando que se secase la pintura antes de seguir.



Y poco a poco voy añadiendo detalles...


Una florecillas por aquí...otras por allá...


Cuando acabé de aplicar el color, perfilé con rotulador indeleble. Después de que se secara por completo, un planchado por el revés y... A presumir de camiseta¡¡¡


Esta camiseta fue un regalo para una niña muy especial, a la que quiero mucho.
Hasta pronto.

viernes, 1 de junio de 2012

"Las camisetas son para el verano". Pequeño tutorial sobre pintar camisetas.

Con la llegada del buen tiempo nos animamos a salir más a la calle y a ir más fresquitos... Es un buen momento para lucir las camisetas y si, además, están pintadas por nosotros mismos, mejor que mejor.
Os voy a enseñar alguna de las que he pintado para niños de la familia e intentaré explicaros cómo las hago yo, aunque debéis tener en cuenta que "cada maestrillo tiene su librillo".

Lo primero que hago es comprar una camiseta de algodón de buena calidad, de las que no se quedan babositas al primer lavado, ni se les reviran las costuras. Procuro que la talla quede holgada al niño, porque ya sabéis lo rápido que crecen y es una pena que no las puedan utilizar bastante porque se les hayan quedado pequeñas muy pronto. Luego las pongo a remojo unas horas o las lavo en un ciclo cortito, y las dejo extendidas en una superficie plana y a la sombra para que se sequen. Así pierden un poco el apresto y encogen lo que tengan que encoger. Cuando están secas, les doy una planchadita muy ligera.

El dibujo o diseño de la camiseta dependerá de la edad y estilo del niño, o de sus gustos personales. Podéis crear vuestros propios diseños o inspiraros en multitud de imágenes y personajes infantiles.
Para la primera camiseta que os voy a enseñar me basé en un dibujo de un papel de regalo, al que añadí algún detalle personal.
Me gusta estirar un poco la camiseta sobre una superficie plana de material no poroso ni absorbente. Yo utilizo una plancha de metacrilato, pero puede valer una tabla de madera con formica, o cualquier otra superficie de esas características. Sujeto la pieza por la parte de detrás con un poco de  cinta de carrocero.

Suelo copiar el dibujo sobre la tela con un rotulador indeleble, pero sin marcar mucho. Si no tenéis buena mano para el dibujo, podéis calcar el motivo colocando la camiseta sobre una superficie iluminada, una ventana, por ejemplo, o transferir el motivo con un lápiz y papel carbón. No os preocupéis, porque al lavar sale muy bien (el rotulador NO, ojo).



En cuanto al resto de materiales, necesitareis pinceles de varios tamaños. con los que podáis aplicar color en zonas amplias y más pequeñas y perfilar los dibujos, rotuladores indelebles de varios colores, varios botes para tener agua con la que limpiar los pinceles, algún trapo viejo que no suelte pelusa, un hule para no manchar la superficie de trabajo, una plancha de ropa y claro, las pinturas.
La pinturas deben ser especiales para pintar sobre tela. En las tiendas de manualidades podéis encontrar varias marcas y variedades para crear volumen, pintar en plano... en fin lo mejor es que os aconsejen en la propia tienda dependiendo de lo que queráis hacer. Personalmente utilizo las pinturas de la marca "Pebeo", pero ahí cada uno encontrará las de su gusto. La pintura se puede aplicar pura o algo o muy diluída sobre la tela, y se pueden mezclar colores entre sí.

Una vez que tengáis preparado todo y transferido el dibujo sobre la tela, ya podéis empezar a aplicar el color. Si vais a utilizar el color diluído, os aconsejo empezar desde el centro de la zona a pintar hacia los bordes, porque la pintura con el agua tiende a extenderse, y podéis manchar de un color, zonas que no os interesa.
A mi me suele gustar aplicar los colores muy ligeramente diluidos para facilitar el arrastre del pincel. Si es necesario doy dos manos de color.
Os aconsejo que vayáis aplicando el color por zonas de un tono y dejar que se seque antes de pintar de otro color una zona adyacente.
En la foto de arriba podéis ver cómo he colocado la camiseta sobre la base lisa y cómo he empezado a aplicar el color. Los dibujos de las ranitas están alternados con las letras del nombre del niño para quien iba a ser la camiseta.



Una vez que tengo aplicado y seco el color de la base puedo empezar a añadir detalles para dar un poco más de vida al dibujo.
Cuando ya he acabado de aplicar color, me gusta perfilar los contornos (esto ya seŕa al estilo de cada persona). Para ello utilizo los rotuladores indelebles que os he comentado antes.

El último paso es, una vez que la pintura está completamente seca, planchar la zona del diseño por el revés, para que la pintura se fije sobre el tejido.




Aunque no lo parezca, este tipo de pintura, si está bien aplicada y fijada, aguanta lavados, planchados, vamos, que es a prueba de niños.

Os ensenaré más camisetas en próximas entradas. 
Animaos con las camisetas...os gustará.
Hasta pronto.